MANUEL DOMÍNGUEZ GARCÍA “EL RUBIO” 1946 - 2006

Escrito por José Ramón Zapata el .

El pasado 14 de febrero nos dejaba para siempre MANUEL DOMÍGUEZ GARCÍA, apodado “El Rubio”.
De este gran guitarrista, que fue, podríamos destacar el gran sentido del compás que corría por su venas. Conocedor de la importancia que debe tener un guitarrista de acompañamiento, El Rubio se acoplaba –en forma de cola de milano- perfectamente a todos y cada uno de los cantaores al los que solía acompañar; que eran la gran mayoría.
Nunca alardeó de virtuosismo; todo lo contrario. Gustaba –y así lo demostraba en todas sus actuaciones- de ceder el protagonismo al cantaor de turno. Su toque, era justo, medido, preciso. En definitiva, un gran conocedor del instrumento que le daba de comer. Cierto es que no pasará a la historia como uno de los principales guitarristas de su época. Pero, no será porque carecía de conocimientos y maestría, sino por otros factores que, hoy, no viene a cuento comentarlos.
A continuación, cito literalmente lo publicado en el Diccionario Enciclopédico Ilustrado del Flamenco de José Blas Vega y Manuel Ríos Ruiz; y que, quién esto firma, tuvo el honor de colaborar en el mismo.

“Manuel Domínguez García, también conocido por “El Rubio”. Se inició artísticamente en el conjunto llamado Los Gitanos del Tardón, en unión de Chiquetete y Manuel Molina. Seguidamente pasó a acompañar grandes figuras del cante y del baile, recorriendo con Curro Vélez diversos países de Europa, Israel con Manuel Vargas, y América con José Greco. Es uno de los guitarristas más sobresaliente de los festivales andaluces y últimamente has actuado con la bailaora Matilde Coral, con ocasión de grandes acontecimientos artísticos flamencos, como la III Benial de Arte Flamenco Ciudad de Sevilla. En 1980, obtuvo en el concurso Nacional de Arte Flamencos de Córdoba los premios de concierto y de acompañamiento y, en 1984, la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Frontera, le otorgó el Premio Nacional de Guitarra Flamenca”