Recitales

EL CANTE DE ANTONIO ROJA “EL NONO”

Escrito por José Ramón Zapata el .

La noche de cante (10-02-06), anunciada por el Aula de Flamenco de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Mijas, prometía cuanto menos interesante. 
Según el programa que llego a mis manos, el recital sería ofrecido por Antonio Rojas “El Nono” al cante y Diego Morilla a la guitarra. 
El Nono, natural de Málaga y residente en Fuengirola; es un cantaor que, según el referido programa, “destaca en los cantes o palos libres. Se siente cómodo en el cante por soleá, malagueñas, fandangos, etc.
Ha participado en numerosos festivales y concursos flamencos y ha colaborado en diferentes peñas flamencas como invitado en charlas y coloquios flamencos: Peña de Ubrique (Cádiz), Peña Manolo Caracol-Montalbán (Córdoba). Peña La Bulería (Córdoba), Peña La Churruca de Ojén (Málaga), etc.
Sigue trabajando y estudiando para perfeccionarse y evolucionar como cantaor flamenco”
Debo decir ante de nada, que es la primera vez que oigo cantar a este aficionado del cante flamenco; y digo bien, puesto que después de lo oído, a este malagueño le queda un largo camino por recorrer si quiere llegar algún día ser cantaor profesional. 
No me gustó nada su actuación: Malagueñas, bamberas, tientos, rondeñas, soleá, fandangos, petenera y más fandangos.
Cierto es que se le notó algo rozado debido, posiblemente, a un resfriado común. Pero no es menos cierto que, el compás, no es su fuerte; al menos, en lo que respecta a lo interpretado esta noche. 
No tiene aún el oficio aprendido; por lo que su problema respiratorio hubiera pasado desapercibido de haber tenido los recursos de todo maestro que se precie de serlo.
En fin, lo dicho. No estuvo acertado El Nono. Y en cuanto a su compañero, el guitarrista, tampoco destacó; ni por virtuosismo –que no tiene ninguno- ni en compás que anda escaso.
Esperemos que los responsables del Aula de Flamenco ya citada, cuide más y mejor la selección de artistas para este tipo de evento. Porque si lo que pretenden es promocionar a estos y otros parecidos aficionados –echo que aplaudo-, existen otros lugares como las peñas flamencas y asociaciones culturales por donde, todo aprendiz de cante, toque y baile debería pasar.